Los liderazgos que la Laguna necesita

 

La juventud mexicana representa una fuerza política decisiva de cara a las elecciones de 2024 con 37.8 millones de individuos. Su voto, equivalente al 30% del padrón electoral, tiene el potencial de inclinar la balanza para un lado o para el otro. Sin embargo, solo el 17% de los jóvenes votó en 2018. Si bien los votantes entre 18 y 19 años muestran un ímpetu inicial con una participación superior al 60%, este fervor se apaga con la transición a la vida adulta.

La apatía juvenil no es sinónimo de desinterés, sino de una desconexión con el establecimiento político vigente. Los jóvenes observan con escepticismo a ‘chapulines’ que saltan de partido en partido, desde el PRI al PAN y finalmente a Morena, pregonando honestidad mientras critican a sus antiguos aliados. Esta conducta erosiona la confianza y dificulta la identificación con figuras que se anteponen a sus principios.

Desde hace una década, la Asociación Cívica de la Laguna se dedica a fomentar la participación juvenil. Su misión es despertar, cultivar y acompañar el liderazgo ciudadano inherente en cada individuo. A través de iniciativas como ‘Soy Líder’, ‘Jóvenes Líderes’ y ‘Red de Líderes de la Laguna’, busca sembrar la conciencia cívica y un compromiso social arraigado en valores sólidos.

La relevancia de la participación política en la juventud es indiscutible. Entender su importancia es fundamental para el desarrollo de una sociedad democrática saludable. Los jóvenes no solo son el futuro, sino también el presente; su involucramiento puede traer nuevas perspectivas y soluciones innovadoras a los retos actuales. Por ello, es crucial incentivar su involucramiento, asegurando que sus voces sean escuchadas y que puedan ejercer influencia real en las decisiones que moldearán el mundo en el que viven.

Definitivamente amigo radioescucha, la Asociación Cívica de la Laguna es una organización de jóvenes que creen en los jóvenes. Su compromiso con el desarrollo de la consciencia política juvenil es un pilar fundamental para la construcción de un futuro más próspero y equitativo. En un México que precisa cada vez más de la participación y las voces frescas de las nuevas generaciones, su labor es más relevante que nunca para formar los nuevos liderazgos que nuestra región necesita.



Comenta esta noticia