Los riesgos electorales

 

El Acuerdo Nacional por la Integridad Electoral, suscrito por 50 organizaciones de la sociedad civil, advierte sobre algunos riesgos ante los comicios del próximo 2 de junio. Arturo Espinosa, representante del Laboratorio Electoral, identificó cuatro focos de cuidado: la violencia que amenaza a actores políticos y derechos electorales, la simulación de precampañas, las crisis internas de las autoridades electorales y la disposición de los partidos a pagar sanciones monetarias antes que cumplir la ley.

El Acuerdo expresa la preocupación por la violencia que afecta a los procesos electorales en el país. El crimen organizado amenaza la integridad de las urnas y aspira a ganar los comicios en todos los niveles de gobierno, no solo en el municipal. Por eso, desde agosto del año pasado, las organizaciones instaron a sumar esfuerzos para detectar y mitigar todo tipo de violencia durante los procesos electorales y han promovido la cooperación a largo plazo entre todos los órdenes de gobierno, instituciones, ciudadanía y redes globales de observadores.

Otro riesgo es el mal precedente ocurrido con el hecho de que las precampañas fueron una simulación. Como se sabe, las candidaturas fueron definidas mucho antes de lo establecido por la ley. Esto implica una ventaja indebida para algunos contendientes, que difundieron su imagen y sus propuestas para posicionarse ante el electorado antes de tiempo. Este fenómeno también genera una desconfianza en la ciudadanía, que percibe falta de transparencia, rendición de cuentas y ventajismo en el proceso.

Asimismo, preocupa que algunos partidos prefieran pagar multas antes que cumplir la ley. Esto demuestra una falta de compromiso y respeto por la normatividad electoral, así como una cultura de la impunidad que prevalece en el ámbito político. No se trata solo del presidente, quien a través de las propuestas de reformas ha preparado cortinas de humo para participar abiertamente de la campaña electoral. También son otros actores políticos que desacatan las medidas cautelares dictadas por la Comisión de Quejas del INE o las resoluciones del Tribunal Electoral.

Definitivamente amigo radioescucha, ante este panorama se hace cada vez más evidente la importancia de la vigilancia ciudadana del proceso electoral. Los riesgos que se han mencionado no son inevitables ni insuperables, pero requieren de una acción colectiva y coordinada de todos los sectores de la sociedad. El Acuerdo Nacional por la Integridad Electoral es una muestra de que es posible generar consensos y alianzas para defender la democracia y el voto. No obstante, las instituciones electorales deben comprometerse, so pena de que su credibilidad se siga desvaneciendo.



Comenta esta noticia