¿Moderación y Profesionalismo?

 

En el primer anuncio de integrantes del gabinete de la presidenta electa Claudia Sheinbaum puede verse un equipo que combina antiguos aliados políticos con académicos y colaboradores de su administración en la capital. Alicia Bárcena y Marcelo Ebrard liderarán las secretarías de Medio Ambiente y Economía respectivamente. Juan Ramón de la Fuente, coordinador de la transición, será el canciller, mientras que Ernestina Godoy actuará como consejera Jurídica. Rosaura Ruiz y Julio Berdegué, por su parte, asumirán las secretarías de Ciencia y Agricultura respectivamente.

Alicia Bárcena, actual canciller y próxima secretaria de Medio Ambiente, es reconocida por su trayectoria en la ONU y su formación en biología y ecología. Su liderazgo en sostenibilidad es clave para las políticas ambientales de México. Paralelamente, Ernestina Godoy, con su amplia experiencia legal y en servicio público, asume como consejera Jurídica de la Presidencia, donde su papel será esencial en la defensa de los derechos humanos y de los intereses de la República.

Julio Berdegué, en Agricultura, aporta su conocimiento en agronomía y mercados agroalimentarios, siendo una pieza relevante para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria de México. Mientras que Marcelo Ebrard, en su designación como secretario de Economía aporta su vasta experiencia política y diplomática, incluyendo roles como canciller, jefe de gobierno y asesor internacional, en tiempos en que deberá renegociarse el T-MEC.

Posiblemente la designación que más marcó este primer avance fue la de la doctora Rosaura Ruiz en la futura Secretaría de Ciencia, Humanidades, Tecnología e Innovación. Con una carrera distinguida en la UNAM y su labor en la Secretaría de Educación de la CDMX, Ruiz promete un fomento de la investigación y la innovación. Esta designación marca una diferencia notoria con respecto a la relación tensa del presidente saliente con la comunidad académica la cual se sintió relegada durante su sexenio.

Definitivamente amigo radioescucha, los primeros nombramientos del gabinete de Sheinbaum han sido ampliamente percibidos como un mensaje de moderación y profesionalismo, a pesar incluso de las reservas sobre Ernestina Godoy. Sin embargo, la verdadera prueba será si la presidenta en funciones permite que su equipo brille con individualidad o si optará por mantenerlos en un segundo plano, bajo su sombra, como hizo el todavía presidente López Obrador durante el actual sexenio.



Comenta esta noticia