No hay sustituto al Pensamiento

 

La llegada de la Inteligencia Artificial a nuestra cotidianidad ha despertado ciertos temores en la sociedad. Uno de ellos es ser engañados por robots capaces de simular personas reales o ficticias de manera prácticamente imperceptible. Otro miedo es que nuestros oficios se vuelvan obsoletos ante las nuevas tecnologías. Incluso se cree que pueda reemplazar la necesidad de pensar y con ello desplazar a la creatividad humana. ¿Hasta qué punto es real este panorama?

Sin lugar a dudas, la IA tornará obsoletas ciertas habilidades hasta hoy necesarias. Este tipo de situaciones se viven periódicamente en particular desde los tiempos de la Primera Revolución Industrial. Por ejemplo, el advenimiento de las calculadoras hizo obsoleta la habilidad de calcular. Hoy día hasta una multiplicación simple de dos cifras sería muy trabajosa para la gran mayoría. En otras épocas había profesionales dedicados exclusivamente a realizar cálculos de grandes cifras de números, cosa que ahora hacemos con nuestros celulares.

Este tipo de situaciones abre también posibilidades. Por ejemplo, el poder contar con aplicativos de mapas (basados en algoritmos de inteligencia artificial) transformó radicalmente la industria del transporte. Pero no por ello, se eliminó el oficio del conductor. De igual modo, el ChatGPT ha sido una herramienta que ha impactado la educación y la investigación, pero no por ello, la escritura de ensayos estudiantiles perdió relevancia.

A pesar de los avances, es crucial mantener códigos de ética rigurosos, especialmente para garantizar la transparencia. Los modelos de Inteligencia Artificial no están exentos de fallas. Un caso son las llamadas “alucinaciones”, donde herramientas como ChatGPT pueden generar respuestas incorrectas o incluso ofensivas, redactadas de tal manera que podrían engañar a un usuario desprevenido. Por lo tanto, siempre es obligatorio contar con una revisión humana para verificar y mejorar estos contenidos.

Definitivamente amigo radioescucha, la IA es una tecnología que puede ser de mucha utilidad en nuestro día a día y que con toda seguridad seguirá cambiando muchos oficios. Sin embargo, la capacidad de pensar sigue siendo una exclusividad humana y por ello cada vez más hay que enfocarse en una educación que enseñe a pensar. La Inteligencia Artificial es una herramienta, no un sustituto para lo humano.



Comenta esta noticia