Nombramientos pendientes, falta de presupuesto y descalificaciones impiden funcionamiento del SNA

Claudia Martínez Martell

Torreón, Coahuila (17/06/2020).- A cinco años de la creación del Sistema Nacional Anticorrupción, SNA, Ricardo Alvarado, investigador de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, MCCI, analizó esta mañana en el programa Contextos, los factores que han impedido su funcionamiento.

Señaló que han identificado cuatro elementos responsables de que dicho Sistema no haya tenido un buen desempeño.

El primero que hay que poner sobre la mesa son los nombramientos pendientes. La apuesta del SNA fue coordinar el trabajo de las organizaciones que ya existían para combatir la corrupción, en una misma mesa e incluir la participación ciudadana, lo que permitía fortalecer trabajos de transparencia como, por ejemplo, lo que hacía el IFAI o la Auditoría Superior de la Federación. Sin embargo, hubo una seria de nombramientos que se tardaron en hacer, por años no hubo una Fiscalía Anticorrupción y hasta hoy no están nombrados los magistrados del Tribunal Federal de Justicia Administrativa.

Recordó que en la administración de Enrique Peña Nieto, estos magistrados no se designaron porque los candidatos no contaban con el perfil adecuado, no se discutió el tema y la decisión quedó congelada. Además, este año se necesita renombrar a los integrantes del Comité de Participación Ciudadana. Esta elección la hace un grupo de académicos y activistas, que a su vez tienen que ser elegidos por los senadores de la República, pero estos no asistieron a la reunión que se planeó para tal fin.

Esta falta de decisiones políticas, señala Ricardo Alvarado, son las que han impedido que el SNA funcione por completo, porque no se tiene a todas las personas que deben estar trabajando a favor del sistema.

El segundo elemento se refiere a las medidas de austeridad que impiden realizar el trabajo de manera eficaz. Son los organismos autónomos y concretamente los que forman parte del SNA, los que han disminuido su presupuesto de manera voluntaria y que se reducen aún más por lo que termina aprobando la Cámara de Diputados. El presupuesto de estos organismos, si lo sumas, es un poco más de siete mil 500 millones de pesos, que representan 0.11 por ciento del total del Presupuesto de Egresos de la Federación, una cantidad muy pequeña que puede llevar a que deje de operar de manera eficaz.

El tercer y cuarto elemento, tienen que ver con las descalificaciones públicas sin sustento por parte de los representantes políticos, particularmente del presidente de la República y del nulo compromiso de los titulares de las secretarías dependientes del Ejecutivo y de la Fiscalía General de la República con el Sistema. Las declaraciones por parte de la presidencia de la República o del Senado en contra del SNA, terminan impactando en la capacidad del Sistema para poder estructurar una política nacional que realmente funcione.

En conclusión, el análisis de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad señala que es necesario que el Senado designe a los nuevos integrantes de la Comisión de Selección del Comité de Participación Ciudadana del SNA y de los magistrados del Tribunal Federal de Justicia Administrativa y hace un llamado para que todos los representantes políticos se sumen a la política definida por los organismos públicos para combatir la corrupción.

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia