Participación velada

 

A nivel del Congreso de la Unión, el senador Ricardo Monreal ha estado introduciendo algunas de las reformas previamente solicitadas por el presidente Andrés Manuel López Obrador, pero con sus propios agregados personales. Estas propuestas buscan modificar el funcionamiento de los fondos de retiro, la no suspensión de obras incluso ante juicios de amparo y la ampliación del poder para otorgar amnistías por parte del presidente de la República.

Entre los proyectos presentados se encuentran las alteraciones a las leyes del Seguro Social, del Infonavit, del ISSSTE y de los Sistemas de Ahorro para el Retiro. Uno de los puntos más controversiales es la propuesta de que los ahorros no reclamados en el IMSS, ISSSTE y Afores se trasladen automáticamente al Fondo de Pensiones para el Bienestar cuando los beneficiarios cumplan 70 o 75 años. Esta decisión podría ser la fuente para poder financiar que los trabajadores puedan disfrutar del 100% de su sueldo después de jubilados.

Por otro lado, se está debatiendo la posibilidad de que el titular del Ejecutivo otorgue amnistía de forma directa a cualquier persona que proporcione información relevante para esclarecer la verdad en casos importantes para el Estado. La iniciativa permitiría al presidente absolver las condenas incluso a personas sentenciadas por narcotráfico, trata de personas, feminicidios, violaciones, secuestro o huachicol. Otra propuesta busca evitar que se suspendan obras durante la resolución de amparos, lo que de facto anularía la propia ley en estos casos.

En un escenario hipotético, si estas reformas fueran aprobadas por el Congreso de la Unión, existe una alta probabilidad de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación las rechace. Esto se debe a que parecen carecer de fundamento jurídico sólido y podrían violar principios constitucionales. Por ello, su viabilidad es cuestionable y con seguridad generarían controversias legales.

Definitivamente amigo radioescucha, en última instancia, estas iniciativas de reforma parecen ser una estrategia que le permitiría al presidente Andrés Manuel López Obrador participar en la campaña de manera velada. Se trae a discusión el ya gastado argumento de que los conservadores son los que obstaculizan la transformación, pero sin mostrar un interés político real en la aprobación de las reformas. En realidad, parece ser un juego político para mantener una narrativa, cuya viabilidad es muy incierta.



Comenta esta noticia