Riquelme ¿más positivos que negativos?

 

Concluye la gestión del gobernador de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme Solis, quien ocupó el cargo desde diciembre de 2017. Su mandato estuvo marcado por la pandemia de Covid-19, que duró la mitad de su período de seis años. Además, como gobernador de oposición durante la 4T, tuvo que lidiar con un recorte presupuestario de alrededor de 23 mil millones de pesos en la entidad, justificado en nombre de la austeridad. Mientras tanto, el presidente López Obrador duplicó los fondos en áreas de su interés, como Defensa, Bienestar y Energía.

Las mejoras en el ámbito de gestión durante la administración Riquelme fueron notorias, obteniendo el tercer lugar en las evaluaciones del IMCO. Los trámites estatales se redujeron de 524 a 352, con más de 40 disponibles para firma electrónica. Sin embargo, es también pertinente indicar que, aunque se pagaron 35 mil 313 millones de pesos de una deuda heredada de 36 mil 290 millones, el monto actual adeudado sigue siendo de 36 mil millones de pesos. De tal modo que apenas si se redujeron en 100 millones los pasivos.

Por otra parte, Riquelme logró repeler con éxito los intentos de invasión de diversos cárteles de la droga, contabilizando entre 47 y 60 las tentativas infructuosas. Esto ha posicionado a Coahuila como el tercer estado más seguro del país, tras una reducción del 63% en homicidios dolosos y del 62% en robos de alto impacto. Lamentablemente, los delitos sexuales aumentaron, pasando de mil 29 en 2017 a 2 mil 100 en 2022 y se registraron 574 personas desaparecidas en la entidad durante los últimos seis años.

En relación con Torreón, el hasta hoy gobernador lagunero se había comprometido con 4 obras: el desnivel de Cuatro Caminos, el sistema vial de Villa Florida y los trabajos en el Bulevar Independencia y la bajada del puente Diana Laura Riojas. De estos cuatro cumplió los primeros dos. Además, quedó en deuda la puesta en funcionamiento del Sistema Bus Laguna, proyecto este que él mismo inició siendo alcalde y que no logró culminar ni siquiera en los seis años que estuvo en la gubernatura.

Definitivamente amigo radioescucha, Miguel Riquelme llegó al cargo tras las muy cuestionas gestiones de los hermanos Moreira; eso lo colocó, por un lado, ante un gobierno financieramente vulnerables por la megadeuda; su margen de maniobra presupuestal fue en ese sentido muy escaso. Pero, por otro lado, le bastó con evitar los escándalos para aparecer más ordenado. Sin embargo, queda abierta la pregunta de si realmente fueron más sus puntos positivos que los negativos.



Comenta esta noticia