La Columna de Rosell

Misión cumplida. ¿puede José Manuel de la Torre decir esto sin ningún remordimiento? ¡Claro que sí !, Orden y disciplina siempre han sido las características en los equipos dirigidos por Chepo, y eso fue lo que trajo a Santos Laguna. Pero además de la Torre nos trajo una agradable sorpresa, cambio para bien, de la imagen hosca y siempre a la defensiva, José Manuel llegó accesible e incluso afable y lo mejor, este cambio lo ha reflejado en su forma de dirigir, de aquella Selección Nacional a punto de quedar fuera de manera escandalosamente ridícula del Mundial, que reflejaba el mal humor de su entrenador, jugaban feo y mal. Después tomó a las Chivas en problemas de descenso y hechos un desastre dentro y fuera de la cancha, un caos, los futbolistas hacían lo que les pegaba la gana y Chepo los metió en cintura, se alejaron de zona roja y llegaron hasta la semifinal donde se topó con quien resultaría campeón Santos Laguna. Pedro Caixinha le dio una lección a Chepo y a las Chivas, liquidándolas en la vuelta en Guadalajara cero a tres.

José Manuel se fue dolido y humillado, había hecho lo principal, sacar al chivito del precipicio, pero con Chivas no es suficiente, soñaban con el título y se quedaron cortos, injusto para Chepo, sí, pero si alguien sabe cómo es esto es él.

El destino lo trae a la Comarca Lagunera dos años después, renovado, cambiado, sonriendo más en un día que en toda su gestión con la Selección Azteca. En este torneo a punto de concluir la forma en que juegan los guerreros refleja la manera en que se siente José Manuel, a gusto y feliz.

La enorme cantidad de empates es una cortina que no deja ver con claridad a un equipo que fácilmente pudo terminar como número uno de la Liga. Un equipo que prácticamente ha duplicado en tiros a gol a sus rivales en la mayoría de los partidos, en una Liga donde hay equipos que hacen uno o dos tiros a gol en noventa minutos, los laguneros provocan jugadas de gol con un promedio de cinco claras por partido, de sus 23 goles la enorme mayoría han sido de una gran manufactura, jugadas tejidas con precisión y belleza, Santos sabe a lo que juega y a la gente en La Laguna le encanta, juega como un grande, es decir siempre proponiendo sin importar el rival ni la cancha, siempre mereciendo más de lo que obtiene.

José Manuel en su primer torneo completo ha remontado por lo pronto diez escalones en relación al torneo anterior, del lugar 16 al 6, con opción de mejorar o caer máximo al octavo puesto. Liguilla asegurada y con la etiqueta de ser el equipo más difícil de vencer de la Liga MX y además candidato al título.

Este Clausura ha sido un éxito tomando en cuenta el desastre del Apertura, sin importar lo que suceda en el final del torneo ni en la Liguilla. Seguramente vendrán tiempos difíciles y veremos si el buen talante de José Manuel se mantiene cuando las derrotas aparezcan, creemos que sí, después de consumirse en la banca siendo testigo de cómo le arrebatan puntos en los últimos minutos, Chepo seguramente ya desarrolló un anticuerpo que lo hace inmune a pasarse el resto del día de juego deprimido y enojado.

Junto con la clasificación del primer equipo, las convocatorias de juveniles santistas a mundiales de la especialidad, la exitosa Copa Santos Peñoles con más de 220 equipos de chavitos y chavitas, la aparición del equipo femenil, el Guerretón ya incluso imitado en diferentes partes del mundo, etcétera. Buenos momentos se viven en el seno Guerrero y nos da mucho gusto, solo queda pendiente la tan esperada puesta en marcha de la segunda etapa del TSM, ojalá pasando los tiempos electorales seamos testigos del inicio de esta ambiciosa obra que derramará beneficios económicos para los involucrados en la obra y al resto de los laguneros un lugar hermoso para platicar y disfrutar. Que así sea.

Tags

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia